Ciencia y Tecnología contra el hambre: Se presentaron más de 400 proyectos a nivel nacional
Ciencia y Tecnología contra el hambre: Se presentaron más de 400 proyectos a nivel nacional

Esa fue la respuesta a la convocatoria “Ciencia y tecnología contra el hambre“, realizada por el ministerio de ciencia y tecnología, el Conicet y la Agencia de promoción de la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación, en conjunto con el Ministerio de Desarrollo Social y el Consejo que encabeza Tolosa Paz.

Esa fue la respuesta a la convocatoria “Ciencia y Tecnología contra el Hambre“, realizada por el ministerio de Ciencia y Tecnología, el Conicet y la Agencia de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación, en conjunto con el ministerio de Desarrollo Social y el Consejo que encabeza Tolosa Paz.“La respuesta ha sido inmensa y eso habla del gran compromiso de nuestros hombres y mujeres de la ciencia en la reconstrucción de una Argentina sin hambre“, sostuvo Victoria Tolosa Paz.La mesa que marcó el cierre de la convocatoria nacional reunió al ministro de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza; al ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, a la presidenta del Conicet, Ana Franchi; al presidente de la Agencia de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación, Fernando Peirano; y al investigador y subsecretario de Coordinación Institucional Pablo Núñez.Con todo, la iniciativa busca impulsar y fortalecer la integración del conocimiento y de los desarrollos tecnológicos y sociales a la planificación de acciones del plan nacional “Argentina contra el Hambre“. Como se dijo, se presentaron 451 iniciativas de grupos de investigación y desarrollo de todas las provincias del país, pertenecientes a organismos e instituciones científicas y tecnológicas nacionales, provinciales, y universidades públicas y privadas.Entre las temáticas se encuentran: producción de alimentos con alto valor nutricional, escalado de procesos productivos, tecnologías para la agricultura familiar, tecnologías para el acceso y uso del agua, innovaciones para el tratamiento de aguas residuales, sistemas de riego limpios y sustentables, y fortalecimiento de las economías regionales.También contempla acciones orientadas al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, producción agroecológica, educación alimentaria y nutricional, agricultura familiar en zonas periurbanas, seguridad y soberanía alimentaria, lactancia humana, empleo joven, entre otras.Según se explicó, durante los primeros días de enero finalizará el proceso de análisis de admisibilidad y elegibilidad, a cargo del MINCYT, orientado a la validación de requisitos formales de la presentación.Luego se pasará a un proceso de análisis de las propuestas en comisiones asesoras interdisciplinarias e interinstitucionales, conformadas por expertas y expertos de organismos científico-tecnológicos de todo el país y referentes de organismos nacionales e internacionales como el ministerio de Desarrollo Social, el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, FAO, UNICEF, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).El análisis contará también con la valoración de las jurisdicciones provinciales.La publicación de los resultados prevé realizarse durante el mes de marzo, para que los proyectos seleccionados estén en plena ejecución durante el año 2021.Las iniciativas seleccionadas recibirán un financiamiento por parte del el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), a través de la Secretaría de Asuntos Estratégicos (SAE).

El Gobierno Nacional alcanzó un acuerdo con la industria aceitera para garantizar productos a precios accesibles
El Gobierno Nacional alcanzó un acuerdo con la industria aceitera para garantizar productos a precios accesibles

El Ministro de Agricultura, ganadería y pesca, Luis Basterra, el Ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y el presidente de la cámara de la industria aceitera de la República Argentina (ciara), Gustavo Idigoras firmaron un acta acuerdo para implementar un mecanismo de financiamiento que permita asegurar un precio accesible para el aceite de consumo familiar y, al mismo tiempo, compensar a los productores aceiteros que abastecen el mercado interno.